Seleccionar página

Uso de suelos mixtos para solucionar el caos vial

Uso de suelos mixtos para solucionar el caos vial

¿Cómo solucionamos un problema de congestionamiento que cada vez es más grave? No necesitamos más calles, necesitamos dejar de depender de las calles y apostar por un modelo de ciudad compacta

René Cruz Hernández | rene@zarateabogados.com | Escala Legal | A1V8

Uno de los principales problemas que nos aquejan como habitantes del Área Metropolitana de Monterrey es el tránsito vehicular. 

Las vías públicas se congestionan cada vez con mayor prolongación. Las horas picos se siguen extendiendo y las alternativas de rutas se acaban. 

¿Cómo solucionamos un problema de congestionamiento que cada vez es más grave? 

La solución inmediata que se nos viene a la mente es la construcción y ampliación de vías públicas. Aumentar las rutas para llegar a tu destino o agregar más carriles a las avenidas. 

Sin embargo, este método se ha adoptado en innumerables ocasiones y no se da abasto con el crecimiento poblacional.

Ahora bien, resulta que en los foros mundiales para el medio ambiente se ha concluido lo contrario a lo que todos pensamos. Para combatir el tránsito vehicular hay que hacer menos calles. Pero ¿cómo es posible esto? No tiene sentido, ¿o sí? 

El concepto que buscamos es: usos de suelo mixtos.

Antes de entrar al tema, recordemos el concepto de densidad poblacional. 

Ésta se refiere a la cantidad de personas que habitan en un territorio determinado. Entre más gente habita, mayor es la densidad. 

Los especialistas Graumann y Kruse señalan en su obra “Masas, muchedumbres y densidad” que la densidad poblacional mundial desde finales del siglo XX es la más baja que ha existido. 

Esto significa que las personas estamos cada vez más dispersas y cada vez ocupando mayor espacio sobre la Tierra. Nos estamos acabando más espacio natural del que jamás hemos usado por persona.

Regresando al tema principal: ¿Qué son los usos de suelos mixtos? Son espacios comunes en los que podemos encontrar tanto residencias como espacios para comercio y servicios.

¿Por qué los usos de suelo mixtos combaten el tránsito vehicular y la contaminación? 

El hecho de que existan locales comerciales y de servicios próximos a tu residencia, significa que puedes llegar a ellos inmediatamente. No es necesario usar tu automóvil, pues puedes llegar caminando y satisfacer cualquier necesidad. 

Además se generan áreas de empleo, por lo que también tu trabajo puede quedar a la vuelta de la esquina. Concentrar estas áreas ayuda a desaparecer la necesidad de los automóviles.

En el Área Metropolitana de Monterrey hemos visto cada vez mayor el crecimiento de edificios. En estos encontramos tanto departamentos habitacionales como oficinas y área comercial. 

Esta medida de urbanización no debería de causarnos disgusto. Al contrario, concentrar a la población en edificios evita que sigamos acabando con las áreas naturales vecinas.

Esta medida es un contrapeso para dejar de consumir los cerros que tanto nos caracterizan, así como los ecosistemas de los municipios conurbados.

Con lo anterior en mente, ahora podemos distinguir entre ciudad compacta y ciudad dispersa; crecimiento vertical y crecimiento horizontal (ver figura). 

Como comentamos, en una ciudad dispersa y con crecimiento horizontal las áreas residenciales y las comerciales se encuentran en zonas opuestas. 

En este sentido, los residentes cada mañana deben de prender su automóvil para trasladarse al lado opuesto de la ciudad, donde está su trabajo. Asimismo, en la noche, todos suben a su automóvil para regresar a su casa y las calles se congestionan de vehículos.

¿Cómo solucionamos un problema de congestionamiento que cada vez es más grave? No necesitamos más calles, necesitamos dejar de depender de las calles.

Por otro lado, en una ciudad compacta y con crecimiento vertical, se incentiva a que la gente viva cerca de su trabajo y ni siquiera necesite usar su automóvil. 

Este modelo, por supuesto, debe acompañarse del desarrollo de transporte público. Se debe de buscar que estas áreas mixtas estén cerca de estaciones de transporte público, como el metro, para facilitar la movilidad de los peatones. 

Aquí podemos encontrar una gran área de oportunidad de nuestra ciudad.

Aquí es donde es necesaria la participación del gobierno. 

En primer lugar, desde luego, es necesario una planeación eficiente y coordinada entre los alcaldes del área metropolitana. Y, más específico, es necesario invertir en el transporte público y en el desarrollo de vivienda vertical. 

Respecto a lo último, si bien el sector privado ha invertido en vivienda vertical, ésta no es accesible para la población de clase media y baja pues, naturalmente, el sector privado busca un lucro privado. 

Es posible hacer del Área Metropolitana de Monterrey una ciudad sustentable, pero es necesaria la coordinación intermunicipal, ya sea a través de juntas de las dependencias participantes o la creación de un nuevo órgano municipal de desarrollo sustentable.

Es necesario que el gobierno invierta en vivienda compacta que sea accesible para el regiomontano promedio. Reiteramos: es posible hacer del Área Metropolitana de Monterrey una ciudad sustentable, pero es necesaria la coordinación intermunicipal, ya sea a través de juntas de las dependencias participantes o la creación de un nuevo órgano municipal de desarrollo sustentable.

En cuanto a lo jurídico, la Ley General de Asentamientos Humanos, Ordenamiento Territorial y Desarrollo Urbano ya obliga a los estados y municipios de México a crear ciudades sustentables:

“Artículo 52. La legislación estatal en la materia señalará los requisitos y alcances de las acciones de Fundación, Conservación, Mejoramiento y Crecimiento de los Centros de Población, y establecerá las disposiciones para:

La asignación de Usos del suelo y Destinos compatibles, promoviendo la mezcla de Usos del suelo mixtos, procurando integrar las zonas residenciales, comerciales y centros de trabajo, impidiendo la expansión física desordenada de los centros de población y la adecuada estructura vial; (…)”.

Esto aunado a un sinfín de acuerdos internacionales, de los que México forma parte, en los que el país se compromete a fomentar los usos de suelo mixtos, como lo es la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible o la Declaración de Quito sobre Ciudades y Asentamientos Humanos Sostenibles para Todos. 

Las leyes existen, solamente hacen falta las políticas públicas.

Contrario a esto y desgraciadamente, por ignorancia o populismo, algunos servidores públicos se han empeñado en detener el desarrollo ciudades sustentables.

Volviendo a la pregunta inicial: ¿Cómo solucionamos un problema de congestionamiento que cada vez es más grave? No necesitamos más calles, necesitamos dejar de depender de las calles. 

En la medida en la que la población adquiere conciencia de los beneficios de la ciudad compacta, es posible exigir a nuestro gobierno una actuación conforme.

Volver a Inicio

Justicia Ambiental, una deuda en el Estado de Bienestar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *