Seleccionar página

La identidad sin persona, firma electronica.

La identidad sin persona, firma electronica.

El uso de la firma electrónica FIREL o FIEL en las actuaciones del Poder Judicial de la Federación abre riesgos de robo de información y de suplantación de identidad.

lo que obliga a los despachos jurídicos a reforzar su ciberseguridad y plantea la necesidad de legislar en la materia

Dr. Miguel Zárate | miguel@zarateabogados.com | EscalaLegal | A1V5

Mucho hemos hablado los abogados en general de la existencia de los actos jurídicos, en los cuales hemos basado la teoría en determinar que para la existencia de cualquier acto, debe de haber ya sea de manera tácita o expresa, un consentimiento.


En el caso de la administración pública en particular, no es solo eso, ya que su titular está dotado de fe pública, que delega en las patentes de notarios o corredores.

Con el fin de que éstos otorguen fe pública de los actos, ya sean civiles o mercantiles, dependiendo de la naturaleza de los mismos.


Por su parte, el Poder Judicial no escapa de la excepción de un fedatario.

Ya que cada acto que el Juez dicta se formaliza con la fe de su secretario para la validez de sus sentencias o acuerdos.

Todos estos actos se caracterizan por la presencia de las personas que celebran el acto en ese momento.


La tecnología en conjunto con la pandemia, ha llevado a los órganos del Estado, en particular a los tribunales, a establecer medidas necesarias para poder seguir prestando los servicios jurisdiccionales.

Como ejemplo, el Poder Judicial de la Federación, estableció por medio del Consejo de la Judicatura, acuerdos para la utilización de videoconferencias para el desahogo de sus diligencias y la firma electrónica (FIREL o FIEL), para la presentación de escritos.


En este punto de la historia, nos cuestionamos, ¿si presto la FIREL a una persona estando yo alejado de ella y presenta escritos utilizándola, son válidas dichas actuaciones?


Esto es lo que entenderíamos como firma autógrafa de una persona ausente.

Este es el tema a resolver: la tecnología jurídica (LegalTech), puede suplantar a una persona, es decir, ¿existe alguna duda de su identidad?

Si la firma electrónica vuelve indubitable un documento, ¿por qué el juez que firma electrónicamente sigue necesitando la firma electrónica de su secretario respecto a sus acuerdos y sentencias?


Bajo los razonamientos anteriores, si una persona cuenta con FIREL o FIEL, ¿para qué ocuparía de un notario para hacer un testamento? Si estas firmas electrónicas son indubitables en tiempo y espacio.

Las respuestas a estas interrogantes no son sencillas, pero lo que sí es una realidad es que al haber habilitado el teletrabajo en todos los centros de trabajo y educativos.

Esto hace más vulnerable la información de una persona cuando entramos al campo de ciberseguridad.

Tengo alguna manera de declarar ausente de firma un documento, que fue signado electrónicamente por robo cibernético de la firma, es más el llamarlo robo para mi es poco preciso.

¿Cómo le podemos llamar?

La suplantación de identidad es un tema complejo que debemos empezar a legislar, o si somos de la corriente que tu firma electrónica puesta por cualquier persona es plenamente válida.

¿estaremos en el momento de desaparecer la fe pública y la solemnidad de los actos?

Estas interrogantes nos llevan a concluir que con una firma electrónica podemos celebrar actos sin estar presentes, tan fácil como pedirle a un colaborador que tenga la iniciativa para así considerarlo que firme por ti.

Ya que por tener los certificados digitales, la llave y tu contraseña, puede hacerlo como si fueras tú.

Inclusive bajo este esquema, un juez puede firmar actos sin estar ni siquiera presente.

Ya que el secretario recibe el acuerdo firmado por el juez de manera posterior, y nada prohíbe inclusive celebrar audiencias a diferentes horas y minutos.

Todavía más grave: ¿tu identidad digital desaparece con tu muerte? ¿o quién conservará ese patrimonio digital o rastro digital que celebraste mientras vivías? Considero que los abogados debemos replantear estos temas y proponer legislaciones respecto de este fenómeno.

Considero que los despachos jurídicos, hoy más que nunca, están vulnerables al robo de información y deben de trabajar en el reforzamiento de su ciberseguridad.

Concluyo afirmando que actualmente tanto la FIEL como la FIREL.

Son archivos muy frágiles, que además su generación y custodia está a cargo de un órgano público.

Lo que los hace vulnerables en cuanto a su acceso.

Imagínense lo que pueden hacer con tu firma electrónica.

No queda otra más que tomar las precauciones de la custodia de estos archivos y sus contraseñas, ya que la validez de sus actos inclusive sin su presencia se presumen celebrados.

Nos vemos en el siguiente número en nuestra sección de LegalTech.

Ciberseguridad en los despachos de Abogados

1 comentario

  1. JOEL

    MUY INTERESANTE ARTÍCULO

    Responder

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *